top of page

Juárez se volvió uno con Austin Tv



Si se busca en Google la oración “Austin Tv en Ciudad Juárez” es posible que la plataforma dirija a un clip en YouTube, donde una reportera local de nombre Angie Reyes, entrevista un grupo de sujetos enmascarados, pero con las manos en los bolsillos, un tanto tímidos e introvertidos. En esa conversación explican su propuesta e invitan a la audiencia a la tocada que tendrán ese mismo 12 de octubre de 2012 en el extinto bar Shamrock de la avenida Lincoln.



Transcurrió el tiempo y el grupo haría su famosa pausa indefinida allá por el 2013, en la que muchos pensamos sería su adiós definitivo.



Once años después de ese toquín que quedó en el olvido, y luego de que se reintegraran con algunos cambios en 2022, los originarios de la CDMX pisaron de nueva cuenta este árido suelo, bajo la cruzada de mostrar su más reciente material Rizoma (2023), el cual también puso fin a su intervalo en los escenarios, eso sí, sin dejar de largo su filosofía “Tu cara no importa, importas tú”,



Ahora el venue fue el ya mítico Anexo, el que quizá postpandemia, se convirtió en el punto de referencia para que artistas locales, de talla internacional, emergentes o de gran renombre se presenten a tocar en las tierras de Juan Gabriel.


El lugar comenzó a poblarse poco antes de las 9 de la noche, los más ansiosos se adhirieron a la valla de contención desde el principio y ahí permanecieron hasta el final, a la usanza de quien asiste a un festival por su grupo favorito y se queda estoico el tiempo que sea necesario, sin importar los jaloneos y los empujones.



El reloj apenas marcaba las 10:20 P.M. cuando la impaciencia de algunos presentes se hacía notar, el dj que amenizaba sentía la presión de la rechifla que poco a poco comenzaba a incrementarse, así transcurrieron los siguientes minutos, entre murmullos y cánticos.


Algunas máscaras de hombres árbol y otras de conejos se asomaban entre la multitud, de pronto, humo blanco cual manto cubría el escenario que estaba encofrado por una pantalla gigante por la que comenzaban proyectarse los visuales de la agrupación.



Apenas los miembros Austin Tv pusieron un pie en el entarimado, la ovación por parte del público fue ensordecedora, la energía contenida en el lugar rápidamente se convirtió en euforia y júbilo por ver a los capitalinos tomar sus instrumentos e iniciar con “De la Orquidea y la Avispa” sencillo perteneciente a su nueva placa.



La primera ola de nostalgia golpeó con fuerza, “Roy Rogers” era tarareada, si es que es posible decir eso, algo interesante sobre este fenómeno, radica en la comunión entre Austin Tv y su público, donde se genera una especie de ritual para cada canción, cuyas instrucciones pasan del boca a boca y son ejecutadas cada vez que se interpreta un tema arraigado por la gente a largo de los años.



“Los Caballeros del Albedrío” comenzaban un breve repaso por su discografía repleta de math-rock, post-rock o como le llamen a lo que hacen estos genios, en la cual pasaban de trayectos atmosféricos y tranquilos a frenéticos pasajes que transportaban a cada quien a un viaje distinto (inducido o no por alguna sustancia recreativa).


A algunos se les podía ver sacudiendo la cabeza sin un ritmo específico, otros destrozaban el espacio con sus baterías de aire que seguían cada golpe de platillo o tarola.



Por ahí vi a un vato, contarle al oído a su acompañante el nombre de cada canción que comenzaba, mientras ella con la atención clavada hacia el frente asentía con la cabeza, lejos de parecerme una intención fallida de ligue, era como ver a un par de niños viendo una película, uno le contaba con emoción lo que seguía y su compañera esperaba a que lo relatado sucediera frente a sus ojos.



“Esta noche no va a ser solo una noche de nostalgia, va a ser una noche de nuevos comienzos” mencionaba Chiosan en la primera pausa de la banda, quien apenas se escuchaba por los gritos de la muchedumbre.



“Les choses sont bizarres”, “Olvidé decir adiós”, “Voces iluminadas por sonrientes” regresaban a los presentes a los mediados de los 2000 con el Fontana Bella o el homónimo Austin Tv.

Con “Reflejo Infinito”, “Lo bonito de la muerte”, o “Lattice” el quinteto hizo muestra de su más reciente producción, Rizoma, producción en la que adoptan el concepto de que todos estamos unidos de alguna manera.



Precisamente, eso fue lo que pasó en cada rincón de aquel sitio, ahí cada quién conectó con lo que escuchó y le dio su propia interpretación, que se nutría de la persona de a lado y viceversa.

En la procesión se hicieron presentes “Satélite” y “Voló al cielo”, “Su nombre es el tuyo”.



“Marduk” desató la locura, hubo saltos, gritos


desaforados, algunos lanzaron cerveza por los aires (eso espero, realmente eso espero porque me cayó en la boca) otros se arrojaron hacía el frente y formaron un inesperado moshpit, todo fue, tan surreal y mágico a la vez.



Un chico con máscara subió al escenario para bailar y abrazarse con Chiosan, provocando la envidia de muchos.



Con “El hombre pánico” dejarían el templete por unos instantes, para luego retomar los instrumentos ahora enfundados en sus clásicas máscaras de conejo para rematar la noche con un cubetazo de nostalgia.



Luego, Varios locos nos pusimos a repetir los diálogos del filme clásico de terror mexicano “Veneno para las hadas” sampleadas en “Rucci”.


Un mar de palmas daba introducción a “Ella no me conoce” con la que terminarían su presentación, en un adiós repleto de gritos de nueva cuenta ensordecedores, tal estruendo estoy seguro que se escuchó más allá del río Bravo.



El paso del tiempo es innegable, sucedieron muchas cosas tanto en esta frontera como en su gente y la banda, solo por eso me explico tanta expectativa y anhelo encapsulados en los asistentes a esta presentación en la que Rata, Chiosan, Totore, Xnayer y Acky, no pararon de agradecer el recibimiento y de disculparse por tan larga espera en cada una de sus intervenciones.




Sin embargo, más que una demora prolongada, la conexión entre los asistentes y el quinteto, más bien parecía el recuentro de dos seres queridos, que se despidieron sin pensar en cuándo sería la próxima vez que sus caminos se cruzaran, pero cuya charla se retomó en el lugar exacto donde se quedó, como si nada hubiera cambiado.


Gracias a Show´n Go y Anexo por hacernos parte de tan mágica noche.


📝 @fabian_kraut

📷: @samxdelgado

53 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page