La Aventure a de hoy... Hace 6 Años


Esta historia la he contado algunas veces, pero cada vez que lo hago recuerdo lo bien que se sentía pensar en que algún día lograríamos hacer algo que realmente disfrutáramos hacer. Por supuesto, algunos detalles se van perdiendo con el tiempo pero la esencia del momento permanece.

Un día mientras algunos compañeros y yo trabajamos en Tv Azteca, nos reunimos una tarde en lo en aquel entonces era mi oficina. No era una oficina grande y ya tener a 4 personas en un solo lugar se sentía un poco apretado. Era el año 2014 y no teníamos mucho tiempo en las nuevas instalaciones de la televisora local. Aun así había cosas que no nos gustaban. Eso de seguir solo los formatos que nos mandaban nuestros amigos de la Ciudad de México, no era para nosotros.



No me malinterpreten. Trabajar en televisión siempre será una de las mejores experiencias profesionales que he tenido y gracias a ello pude aprender y crecer muchísimo, además de conocer mucha gente valiosa a los largo de los años. Sin embargo, creo que algunos de nosotros nos sentíamos limitados creativamente, con cargas de trabajo excesivas, poco personal y francamente, poca empatía por mucha de la gente que nos mandaba desde el centro del país. Nada nuevo para mucha gente que le toco trabajar en televisoras locales. Un lugar de trabajo que se ha ido extinguiendo poco a poco.

Entonces, esa tarde de jueves 23 de octubre nos reunimos en mi oficina Julio Rodríguez, Luis Miguel Ochoa, Samuel Delgado y yo. Todos ellos eran parte de mi equipo de producción y personas en las que confiaba mucho. Ya teníamos algunos años trabajando juntos y habíamos logrado crecer, de una u otra manera, unidos. Pero, no estábamos satisfechos. Esa tarde concebimos la idea de hacer nuestra propia empresa, que aprendiera de lo que veíamos que estaba mal en la televisora. Un lugar que se preocupara más por sus empleados que por llegar a las metas de ventas. Un lugar que nos permitiera usar más nuestra creatividad y ganas de producir contenidos que no solo tuvieran que apegarse a lo que nos dijeran. Esa tarde nació Ad/Venture.


En un principio no teníamos una idea muy clara de cómo íbamos a lograr nuestros objetivos, pero poco a poco comenzamos a buscar nuestros propios clientes y a trabajar en algunos proyectos que nos gustaban. Como el capital que teníamos no era mucho, construimos nuestros primeros equipos. Una grúa casera, un riel con PVC y un “estabilizador” con tubería y una pesa. Todo era bastante rudimentario, la verdad. Pero a quien le importaba eso si lográbamos las tomas que queríamos. Recuerdo que sentía un poco de pena bajar nuestro riel de tubos en alguna grabación, pero cuando el cliente veía el resultado final entendía que no era tan importante el equipo, como lo que podíamos lograr con tan poco.

El tiempo siguió su curso y cómo pasa seguido con las empresas nuevas, pequeñas e independientes, tuvimos algunos baches económicos y los cliente no eran tantos como queríamos y necesitábamos. Las cosas por aquel entonces no marchaban muy bien en la televisora tampoco. El primer en "salir" de mi equipo de producción fue Sammy, por razones bastante estupidas, que involucraban a un Gerente Regional, en las que no ahondare en este momento. Después de cerrar algunas producciones locales, Julio fue el segundo al que le dieron las “gracias”. Esto fue un golpe fuerte para nuestra productora también, ya que el sueldo que recibíamos era nuestra principla fuente de ingreso.

Al quedarse Julio y Sam sin trabajo, dependían de lo que la productora pudiera generar, que no era mucho. Así que el primer que perdimos en el camino de Ad/Venture fue a Julio, quien teniendo responsabilidades mayores a las cualquiera de los otros tres y al ser poco el ingreso, tuvo que buscar la manera de seguir proveyendo a sus hijas. Todos entendíamos perfectamente su situación y francamente agradecimos su honestidad al decirnos.


Algún tiempo después también yo salí de la televisora. Cuándo fue mi turno, a Luis Ochoa le fueron encomendadas mayores responsabilidades y tenía que ocupar una buena parte de su tiempo ahí, así que él fue al segundo que perdió nuestra productora.



Fueron tiempos difíciles, si he de ser honesto. Siempre creímos que nuestra empresa estaba fundamentada en estos cuatro pilares y ahora solo quedábamos Sammy y yo. No sabíamos qué iba a pasar con nuestra empresa ni con nuestro sueño. Ambos habíamos perdido nuestra principal fuente de ingreso y ahora solo dependíamos de Ad/Venture.

Para muchos emprendedores esta historia les resultara familiar. Estás en un punto donde no sabes si debes dejar de luchar por tu empresa o si mejor la dejas, te consigues un trabajo y te dejas de mortificaciones y estrés. Los momentos de duda, incertidumbre y temor están siempre presentes y más cuando dependes de lo que tu negocio te puede dar para cubrir gastos tan básicos como la renta o los servicios. Hubo muchas veces donde la esperanza de que nuestra empresa saliera adelante casi se extinguió.

Gracias a Dios, el destino, la suerte o en lo que tu creas, algunas veces tienes el apoyo de gente clave en tu vida. Gracias a esa gente puedes encontrar la manera de seguir adelante y seguir luchando. Aunque yo he recibido la ayuda de muchísima gente, entre amigos, familia y hasta desconocidos, sin duda puedo decir que Dios puso en mi camino a dos que han sido clave para que Ad/Venture siga existiendo: Samuel Delgado y Mayra Chávez.

Seguramente no le gustará que escriba esto junto a su nombre, pero agradesco que Dios haya puesto a Samuel en mi camino. Aun cuando yo tenia dudas y miedo, él nunca se ha rendido. Aunque seguramente ha sentido las mismas incertidumbres que yo. Desde que iniciamos, fue el primero en demostrar su compromiso con la empresa y se tatuó el nombre en una muñeca. Siempre ha estado cerca para apoyarme en los proyectos que hemos trabajado y hasta hemos logrado una sinergia tal, que al estar en una grabación ya no necesitamos hablarnos para saber qué esta pensando el otro. Sin duda Sam es el corazón de nuestra empresa y contar con tu amistad a lo largo de este proceso ha sido lo mejor.

En el caso de Mayra, ella me ha ayudado tantísimas veces a salir adelante, que ya perdí la cuenta. Alguna vez al principio de la historia de Ad/Venture hasta nos presto dinero para que hiciéramos alguno de nuestros inventos. Cuando me quede sin trabajo y decidí dedicarme de lleno a la productora, siempre estuvo a mi lado apoyándome. Cuando las cosas no iban tan bien y no tenia el ingreso que quería o necesitaba, ella estuvo ahí para decirme que no me preocupara y que ella me ayudaba. De verdad, sin Mayra este proyecto no sería lo que es hoy y siempre has sido parte de nuestro equipo.

Entonces, a lo largo de 6 años desde que nació nuestro nombre, identidad y filosofía de trabajo, hemos vivido muchísimas historias y aventura juntos. Hemos trabajado con muchas empresas grandes, otras que van arrancando y hasta hemos hecho trabajos gratis solo con el afán de ayudar a algún talento local o una buena causa.

Hoy en día además de seguir trabajando en lo que nos gusta, también tenemos proyectos de contenido propio que nunca pensamos que podríamos hacer y hemos conocido gente increíble en el proceso. Hemos aprendido a confiar a nosotros y poco a poco vamos agregando gente clave para que este proyecto siga creciendo.

El tiempo nos ha cambiado y gracias a ello nos hemos convertido en las personas que somos hoy. Definitivamente mejores versiones de nosotros mismos que las que éramos al comenzar este proyecto.


Agradezco a Julio Rodríguez y Luis Ochoa por ser una parte muy importante para que este proyecto naciera. Comenzó porque queríamos buscar una mejor forma de salir adelante juntos. Sin ustedes probablemente nunca hubiéramos tenido el valor de empezar este proyecto que aun sigue vivo y creciendo.



También es buen momento para agradecer a todas aquellas empresas y personas que han creído en nuestro trabajo. Realmente hemos disfrutado trabajar en todos sus proyectos que sentimos como nuestros. Gracias por confiar en Ad/Venture.

Seis años parecen pocos pero para nosotros ha sido una gran aventura que esperemos que siga por muchos años más.


David Murillo

9 vistas
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • Twitter - círculo blanco

© 2020 by Ad/Venture Producciones