top of page

María Daniela flotó sobre nosotros y explotó la fiesta (tacha) con su Sonido Lasser

Luego de un par de años desde su última visita, María Daniela y su Sonido Lasser (MDYSSL) regresaron a Ciudad Juárez en una Noche Cósmica, en la cual hubo de todo y para todos, donde las luces, los beats Hi Energy, pero, sobre todo, mucha, mucha nostalgia milenial fueron los protagonistas (entre otras cosas, para mayores de 18 años).


Teloneros


Para comenzar la tarde, la banda juarense de reciente formación, Médanos, tuvo la pesada tarea de abrir la jornada, en la que mostraron temas de su autoría como “Cartas”, “Sabía”, “Ausencia” y Carmesí”.


Ya con los últimos rayos del sol acuestas, fue el turno de Four Monsters, que con su sonido Heavy Metal, sacudieron las cabezas de quienes ya se apostaban sobre la valla de contención del recinto, con piezas propias como “Rockstar”, “Friend Zone” y su versión de “El Triste” de José José.





Julio Güereca, el afamado locutor juarense calentó los motores con versiones bailables de temas clásicos de Rock & Roll, que dejó a punto a los presentes para el acto principal, (además de recibir a sus propios fans, con los que se tomó la foto, autografío algunos artículos, todo un rockstar).





MDYSSL demasiado punk para el pop y muy fresa para el indie.


Una línea muy delgada y punk separa a MDYSSL del indie y el pop, como ellos mismos lo refieren, su música es para bailar, sin ataduras y sin estar destinada a un público en específico, aunque, se sienten agradecidos de que el sector LGBTQ+ adoptara algunos de sus temas como himnos propios, comentaron previo su presentación durante rueda de prensa.


Ahí mismo, hicieron la promesa de que en próximo año lanzarían un vinyl recopilatorio de sus canciones más conocidas y de lados B, pensado precisamente para los fans que quieren un objeto físico, ya que ven difícil sacar un álbum nuevo, ante los cambios tan radicales en el consumo de música gracias a las plataformas de streaming, “hay gente que tiene más tornamesas que CD´S” explicó María Daniela.





Quiero un chicle de menta y una paleta…


Cinco minutos antes de la media noche MDYSSL abordaron al público lanzando luces láser y los primeros beats, para que inmediatamente todo el mundo se pusiera a bailar y cantar, como si no hubiera un mañana, dando arranque a un show frenético el cual apenas tuvo pausas.






María Daniela abrió pista con “Pecadora normal”, “Abismo”, “Mentiras”, el humo, las luminarias y las esencia de THC, cubrieron a la multitud, creando así el ambiente idóneo para olvidar los convencionalismos sociales (y eso que esos eran los temas tristes).


“Chicle de menta” fue el primer golpe de nostalgia a los tiempos adolescentes de una generación que creció con el ocaso de Microsoft Messenger y el nacimiento de Facebook.


“Los voy a llevar a los tiempos de su secundaria y preparatoria” remató María Daniela, para después cumplirlo con creces, mientras sonaban “Cielo rojo”, “Tu sombra” y “Carita de “Ángel”.

Más de uno sacó los pasos prohibidos con temas como “Baila Duro”, “Soy el Hit”, o “Mosca Muerta” dándolo todo en la pista del Jardín Antara y sudar la gota gorda hasta quedar empapados ante el inclemente calor fronterizo.





Oh-oh-oh, oh-oh-oh-oh, Creo que estoy metida en problemas, mi compañero baila que da pena…


Sin embargo, el momento icónico de aquella noche cósmica fue cuando sonaron a todo volumen “Miedo” y “Pobre estúpida”, canciones que los han llevado a tocar en todo tipo de escenarios, compartir cartel tanto con bandas de la escena alternativa, como formar parte del 2000´s pop tour.


En ese momento, la esfera disco del escenario iluminaba a los espectadores que se olvidaron por unos minutos de su realidad y se transportaron a quién sabe dónde, lo importante era saltar, gritar, cantar y bailar como se pudiera (para sudar la tacha), ante una María Daniela y Emilio casi incansables.






Le siguieron otras imperdibles como “El tuviera” y “Duri Duri”.


La velada culminaría con “Bailando” cover de la banda de eurodance Paradisio, pieza con la que la dupla se despidió de territorio fronterizo, quienes dejaron en claro que después de 18 años de hacer la música que les gusta y pese a los cambios de la industria, se siguen divirtiendo en el escenario, como en sus primeros días.





Gracias Revolurock y jardín Antara, por traer la fiesta.


📝 @fabian_kraut

📷: @samxdelgado

33 visualizaciones0 comentarios
bottom of page