top of page

Noche psicomágica en La Casa de Todos

- Adanowsky presenta The Fool en el Anexo Centenario



Un par de sillas, una mesa y una botella solitaria adornaban el templete del Bar Anexo Centenario, de entre la penumbra y atravesando los murmullos de la muchedumbre, surgió la figura de un tipo alto ataviado en un traje de color blanco y sombrero de ala ancha que relucían cual centellas sobre la cabeza de los presentes en #LaCasadeTodos.



De su hombro colgaba una guitarra eléctrica plateada que serpenteaba con las luces del lugar, a sus pies un par de pedales, a su costado un secuenciador y un vaso de agua.



De esta forma Adán Jodorowsky, bajo su faceta de Adanowsky, se presentaba ante el público fronterizo, donde sin previa advertencia comenzó a tocar “Estoy Mal”.

The Fool tour, es el pretexto con el cual el músico franco-mexicano se enfundó en una nueva cruzada para promocionar su más reciente material The Fool (que se publicó este mismo año), cuyo nombre y portada le fueron revelados en un sueño (así lo cuenta él).


Mañana formaremos un alma. Seremos lo que siempre quisimos lograr…




En el lugar, los papeles se intercambiaron, el público se convirtió en el invitado del menor de los Jodorowsky, luego de que este transmutó el escenario en la sala de su casa para contar a todos sus hazañas y desventuras.


“El ídolo” aparecía en escena, luego una breve explicación, quizá no pedida esa noche, pero tal vez, después de que en fechas pasadas se le hiciera la misma pregunta una y otra vez ¿y la banda?



El también productor de artistas como Natalia Lafourcade, León Larregui, Enrique Bunbury y más, explicó con un amargo sabor entre los labios, la poca venta de boletos para su tour, la cual de apoco mejoró en las últimas fechas, sin embargo, aun así, era incosteable tener una agrupación completa en el acto.



Tal revelación, lejos de menguar el ánimo de la noche, abonó a que la comunión artista y espectador terminara por fundirse tras una dosis de total honestidad, muestra de ello fue cuando el público coreó casi al unísono, “Amor sin fin”.



Adanowsky bien pudiera ser narrador en alguna plaza pública donde cautivaría a extraños con sus surreales relatos, como la historia de la grabación del videoclip de “You are the one”, en la cual convergen una orgía, la cantante Kesha (antes de ser famosa) y un Cadillac viejo, o su pugna con la disquera para poder grabar el video de “Dancing to the radio”.



Conforme las narraciones continuaron, “El Loco” dio breve un recorrido por piezas reconocidas de sus nueve discos (si contamos también las bandas sonoras para las cintas que dirigió su padre) en donde sonaron temas como “You want to give up” (incluida en The Fool), “Mi fe” o “Color café”.


Ves que la situación no da para más…


De pronto, la velada era una fiesta espontánea con las rimas de “Machistador”, apareció un Karaoke imaginario que acompañaba a “Banana Split”, en el papel debió estar presente una pantalla donde fueran proyectadas las letras de la canción, sin embargo, ante la carestía se tuvo que improvisar, no por ello haciéndolo menos divertido tanto para el público como para el propio intérprete.



Era obligado que “Departamento” uno de los temas más populares de la música alternativa actual y con más de 33 millones de reproducciones en Spotify formara parte del setlist. (Como contexto, aparte de prestar su voz para la colaboración con Bandalos Chinos, este también fungió como productor de la canción).

La manera de presentar la canción fue tan entretenida como accidenta, Adanowsky tomó su celular y llamó a los Bandalos, no salió tal bien al principio, fallas técnicas, de pronto, suena la voz de Gregorio Degano tras el parlante del teléfono y las primeras notas estallaron junto con las gargantas la multitud (obvio, esto era una secuencia, pero fue entretenido ver el perfomance).



A manera de una falsa despedida, primero orquestó la típica huida del artista a las bambalinas, para que después los fanáticos gritaran “otra, otra, otra” y tras salir de nueva cuenta “profundamente sorprendido” procedió a tocar su encore conformado por las piezas “Aline” cover de Christoph, una especie de José José de los franceses, “Soy un guapo” de su nueva banda The Guapos y “Me siento solo” con la que invitó a subir a varios fans luego de que le regalaran sus chocolates favoritos.



Sin duda Adanowsky es un artista inquieto y complejo, el cual defiende a capa y espada su visión del arte, quien imprime un sello muy personal a cada composición, propia o de alguien más y que no se detiene pese a las vicisitudes, una de ellas fue días atrás, cuando tuvo que inyectarse cortisona a riesgo de cancelar su concierto en Guadalajara debido a que perdió su voz.



Adán, se fue del escenario entre gritos, antes firmó un par de autógrafos, dejó un par de brazos extendidos en el camino, en su semblante se veía el peso de una gira complicada, algo que nunca dejó que lo obstaculizara a la hora de dar show y de entregarlo todo.


Dijo adiós para seguir en la búsqueda de algo que desconoce y que ojalá encuentre.


📝 @fabian_kraut

📷: @samxdelgado


Agradecemos a nuestros amigos de Anexo Centenario y Show N'Go Live Events por las atenciones.



16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page